Elder Oaks: Sed Cautos con respecto a los artículos de historia SUD

http://newsroom.lds.org/Static%20Images/Newsroom/photo/Background%20Information/Leader/Quorum%20of%20the%20Twelve/Oaks_medium.jpgPor Maddie Wilson
Tomado de Mormon Times.
Traducido por Cristian Diaz
Publicado: Sábado 02 de Agosto, 2008

El Elder Dallin H. Oaks del Quórum de los Doce de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días instruyó a los miembros este Viernes para que fuesen escépticos al leer en los medios reportajes referentes a la historia de la iglesia.

El Elder Oaks, quien habló en la exposición Amasa Mason Lyman en el Centro de Estaca Grant de Salt Lake City, puso como referencia un discurso que que dio el 16 de Agosto de 1985, en el Simposio de Doctrina y Convenios de la Universidad de Brigham Young.

“Cuando hablé entonces (en 1985), solamente podía emitir avisos de precaución,” dijo el Elder Oaks. “Ahora, con el conocimiento de lo que realmente ha sucedido, podemos medir aquellos avisos de precaución con lo que ahora se ha convertido en historia evidente.”

Cuando habló con líderes religiosos en 1985, el Elder Oaks dijo que estaba hablando en “una atmósfera de inusual agitación sobre la historia de la iglesia.” Documentos de la temprana historia mormona habían estado apareciendo en forma frecuente por muchos años, la mayoría “asociados a un excéntrico y joven especialista en documentos llamado Mark Hofmann.”

En 1980 Hofmann presentó un manuscrito de Charles Anthon y mostró lo que representaba un documento original conteniendo la bendición que José Smith diera a su hijo designándolo para la sucesión en el rol como profeta de la iglesia.

El más intrigante de los “descubrimientos” de Hofmann,” dijo el Elder Oaks en 1985, fue la revelación de una carta que Martin Harris escribió describiendo a José Smith e informando la experienia de Smith al obtener las planchas de oro. Una de las descripciones de 1830 fue llamada la “Carta de la Salamandra.” La carta fue adquirida por la Iglesia y reveló sus contenidos en Abril de 1985.

“Los medios informativos y los historiadores estabam teniendo un día de campo, especulando sobre la importancia de sus contenidos. Por lo que recuerdo, muchos reportajes en los medios proclamaban que la Carta de la Salamandra  dañaba seriamente la historia oficial y las reivindicaciones espirituales de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días,” decía el Elder Oaks en 1985.

Sólo 60 días después del discurso del Elder Oaks, una investigación concluyó que Hofmann era un “estafador de clase mundial así como un asesino y que todos estos documentos y muchos otros eran falsificaciones,” dijo el Elder Oaks. (Nota del Traductor: Hoffman fue el famoso asesino de las Cartas Bombas).

El Elder Oaks dijo en su discurso de 1985 que las historias y biografías se están imprimiendo a un rango sin precedentes y están emergiendo documentos desconocidos previamente que llevan el nombre de líderes de los primeros tiempos de la Iglesia. Los medios de información, decía él, lo pasan bien con todos aquellos documentos. “La controversia genera buenas copias, especialmente cuando es concerniente a una iglesia con algunas doctrinas que difieren profundamente de aquellas de la corriente principal del Cristianismo.”

En el discurso de 1985, el Elder Oaks proveyó a los lectores de algunos principios generales para aplicar cuando se lean reportajes de los medios referentes a desarrollos en la historia de la Iglesia:

1. Las incertidumbres científicas. “La mayoría de los medios informativos se dirigen a sus lectores o televidentes en una base diaria u horaria, a menudo bajo gran presión para ganarle a su competencia. Como resultado, frecuentemente no pueden obtener verificación científica irrefutable de los hechos que informarán.”
Las limitaciones de tiempo y espacio significan que los medios no pueden explicar a sus lectores los fundamentos científicos con suficientes detalles para que comprendan sus implicancias, dijo el Elder Oaks.

2. La falta de contexto. Los formatos de los reportajes de noticias son tales que “invariablemente informan (los hechos históricos) fuera de contexto.
“Un hecho histórico individual tiene sentido sólo en relación con otros eventos. Fuera de ese contexto, un hecho solitario casi por cierto llevará a una impresión errónea.”
Los medios de comunicación de noticias tienden a competir en términos de inmediatez más bien que en términos de precisión, dijo en 1985.
“Como resultado, cuando los medios informan hechos históricos, puede que provean información, pero rara vez proveen iluminación.”

3. Inclinación. Los lectores necesitan ser sensibles a la inclinación del escritor o editor, la cual puede ser religiosa o laica, creyente, escéptica u hostil, dijo el Elder Oaks.
La inclinación de un autor puede ser evidente en la forma en que él o ella retrata las experiencias sagradas y sus decisiones sobre cuál noticias publicar y cuales omitir. La inclinación también puede estar presente en el hecho de que los medios informativos han “ignorado toda la evidencia positiva y luego han gastado tantas líneas en descubrimientos negativos.”

4. Balance. El balance es contar las dos partes de la historia, dijo el Elder Oaks.
“Cuando medios informativos o periódicos supuestamente objetivos hacen correr una presentación o un artículo sobre la iglesia o sus doctrinas, debe ser balanceado.” Los lectores deberían tener cuidado con escritos que dan a entender un balance pero que no lo entregan, dijo él.

5. Verdades y verdades a medias. “Una mentira es más efectiva cuando puede viajar de incógnito en buena compañía, o cuando puede estar interrelacionada con la verdad de tal forma que no podamos determinar su linaje.” Los hechos verídicos pueden ser usados aún en forma incorrecta cuando son apartados de su contexto, donde ellos pueden llevar a una impresión errada.
Asímismo, algunas cosas que son verdad no son edificantes ni apropiadas para comunicarlas, dijo el Elder Oaks. Los miembros deberían confiar en el Espíritu santo, el cual, cuando se usa, no les permitirá ser engañados por las mentiras y las verdades a medias.

6. Evaluación. Esta tiene dos dimensiones: la intelectual y la espiritual.
“En términos de los intelectual, los lectores y televidentes claramente necesitan ser ás sofisticados al evaluar lo que les comunica,” dijo el Elder Oaks.
En términos espirituales, los Santos pueden confiar en la promesa dada en Moroni 10:5, de que “por el poder del Espíritu Santo conoceréis la verdad de todas las cosas.” Esta promesa, dijo el Elder Oaks, “les asegura a los lectores espiritualmente sensibles un poder de discernimiento que les ayudará a evaluar el significado de lo que ellos aprenden.”

El discurso del Elder Oaks en 1985 también contenía un aviso de precausión de que “la crítica es particularmente objetable cuando está dirigida hacia las autoridades de la iglesia, ya sean generales o locales.”

“Hablar mal de los ungidos del Señor está en una clase por sí mismo. Una cosa es depreciar a una persona que ejerce poder corporativo o incluso el poder gubernamental. Otra cosa muy diferente es criticar o depreciar a una persona por su desempeño en un oficio al cual ha sido llamado o llamada por Dios. No importa si la crítica es verdadera.”

Elder Oaks concluyó sus notas diciendo que los miembros de la Iglesia han recibido el “precioso don” del Espíritu Santo, cuya misión es “testificar del Padre y del Hijo y llevarnos hacia la verdad.

“Oro para que estas enseñanzas de las escrituras y de otros líderes de la iglesia sean de ayuda para todos aquellos que buscan leer, entender y explicar los varios acontecimientos del pasado que nosotros llamamos historia de la Iglesia.”

El programa también presentó música del Exposition Choir, dirigido por Patti O’Brien King, tataratatara nieta de Amasa Lyman. El coro cantó “Oh, que canciones del corazón (Oh, What Songs of the Heart”) de Mack Wilberg y Barlow Bradford, y “Para aquellos que vieneron antes que yo” (“To Those Who Came Before Me”) de Sally DeFord.

31 Responses

Write a Comment» 1 2
  1. 26

    Karma: Thumb up 0 Thumb down 0

    Mark Hofmann nació en el seno de una familia de mormones en Salt Lake City, Utah.
    En 1973 se graduó en la escuela secundaria Olympus y, como es Pooco después sirvió una misión. Mark prestó servicio en Portsmouth, Inglaterra, y allí fue donde se interesó por los libros y documentos antiguos pertenecientes a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días.
    En 1976, tras haber culminado su misión, regresó a Estados Unidos e ingresó en la Universidad del Estado de Utah. Allí profundizó en la historia de su religión y contrajo nupcias con Dori Olds el 14 de septiembre de 1979; ella abandonó sus estudios para mantener a su esposo, quien cursaba la carrera de Medicina. Mark aportaba unos cuantos dólares por la venta de monedas y documentos mormones antiguos.
    Aproximadamente un año más tarde, Hofmann alegó que había descubierto un documento antiguo en una vieja Biblia de Cambridge del siglo XVII; tenía la firma de José Smith y contenía jeroglíficos que supuestamente había copiado de las Planchas de oro del Libro de Mormón. Llevó los valiosos papeles al departamento de archivos de la iglesia, donde el descubrimiento causó gran sensación. De esta manera, él se convirtió en el bienamado del mundo de los coleccionistas. Abandonó sus estudios para dedicarse a rastrear, comercializar y vender documentos de la fe mormona, así como material original.
    En 1983, Mark Hofmann consumó la mayor transacción de su carrera: tenía en su poder una carta supuestamente escrita por Martin Harris; ésta contenía la asombrosa información de que, en 1823, cuando José Smith halló las Planchas de Oro que habrían servido de fundamento para el Libro de Mormón, se topó con una salamandra que se convirtió en un espíritu. Este hallazgo causó gran controversia entre los líderes de la Iglesia, ya que difería por completo de la versión oficial; Steven Christensen y su colaborador Gary Sheets eran dueños de una firma de bienes raíces. Ambos hombres, miembros de la Iglesia, se abocaron a convalidar la carta que apuntaba directo al corazón de la religión mormona. En su momento, Christensen le compró a Mark la Carta de la Salamandra por 45.000 dólares. El 12 de abril de 1985 la donó a la iglesia. Entretanto, Mark se movía y negociaba, a menudo en sociedad con algunos inversionistas. Compró cartas escritas por Daniel Boone, donde narraba su difícil expedición hacia Kentucky. El se fue metiendo cada vez más profundo. Los negocios se habían estropeado.
    La sociedad de Christensen y Sheets también adolecía de precarias inversiones, por lo que escogió este momento para echar a rodar la historia de que había localizado un grupo de documentos denominado el Libro de Doctrina y Convenios de McLellin. Estos escritos eran candentes; sembraban dudas sobre la doctrina básica de la Iglesia. Steve Christensen, en calidad de representante de la iglesia, le compraría los polémicos documentos.
    Mark necesitaba efectivo; tenía mucho dinero invertido en documentos y acababa de comprar una casa por 650.000 dólares. Se las ingenió para ponerse en contacto con Hugh Pinnock, líder de la iglesia e integrante de la junta directiva del Banco de Utah y así obtuvo 185.000 dólares prestados, con la promesa de que las cartas de McLellin se entregarían al banco en calidad de fianza. Todo esto llamó la atención de Christensen, a quien Mark le debía 100.000 dólares y le había prometido la invaluable colección. Por más que lo intentara, Christensen no podía comunicarse con Mark. Las facturas del préstamo hipotecario de Mark se vencieron, así como los pagos por el préstamo bancario de Pinnock. A eso de las 8:00 am del martes 15 de octubre de 1985, Mark se dirigió hacia la oficina de Steve; llevaba un paquete y pasó por delante de Bruce Passey, quien estaba empleado en el mismo edificio y quien se fijó que la encomienda iba dirigida a Steve Christensen; Mark prosiguió hacia la oficina del destinatario del paquete, que no estaba abierta y lo dejó en la puerta. Minutos más tarde llegó Christensen y recogió la encomienda. El edificio se estremeció con la explosión; la mitad de su pecho voló y murió en el acto.
    Por su parte, la esposa de Gary Sheets, Kathleen, de 50 años, acababa de hacer sus operaciones bancarias y ya estaba a punto de entrar en su garaje a eso de las 9:30 am cuando observó una caja afuera. Después de estacionar su carro, recogió el paquete dirigido a Gary Sheets. La bomba estalló, matando a Kathleen instantáneamente. Al principio, la policía entrevistó a todos los que pudieron haber visto al hombre que llevó el paquete a la oficina de Steve. Dieron con Bruce Passey, él pudo describirlo: era de mediana estatura y complexión, tenía bigote y vestía una chaqueta verde del equipo de atletismo de la secundaria Olympus a la que le faltaba una letra.
    Al día siguiente, un miércoles, el principal tema de conversación en Utah era las explosiones de bombas en Salt Lake City. Se dispuso que Mark Hofmann entregara la colección de McLellin a los funcionarios de la Iglesia esa tarde. Estaban convencidos de que los dos incidentes, aunque trágicos, de ninguna manera guardaban relación con los polémicos documentos. Mark nunca se presentó.
    Exactamente a las 2:41 pm, una bomba estalló cuando Mark entró en su vehículo Toyota. Lo interrogaron en el hospital, donde se encontraba moribundo. Les dijo a los detectives que cuando abrió la puerta de su auto, una caja había caído al piso. El foco de toda la investigación ahora apuntaba hacia una conexión con la compra y venta de documentos históricos valiosos. Muy pronto, el precario estado financiero de Mark se hizo del conocimiento de la policía. Funcionarios bancarios y eclesiásticos informaron a los oficiales sobre la inminente entrega a la iglesia por su parte del preciado Libro de doctrina y convenios de McLellin. Bruce Passey identificó a Mark como el hombre que había depositado el paquete a las puertas de la oficina de Steve Christensen; la policía localizó a un amigo de Mark que había comprado la carga de dinamita para él. El hombre, quien se recuperaba en el hospital, se convirtió en el principal sospechoso por los homicidios.
    El 31 de octubre, Mark fue dado de alta del hospital. Para finales del año, los expertos revelaron que la Carta de la Salamandra, su trampolín hacia una refulgente carrera, resultó ser una farsa. Fue arrestado y acusado de doble homicidio, así como otros cargos por fraude y falsificación de documentos.
    El 7 de enero de 1987 se reunieron el fiscal y el abogado defensor y sellaron un pacto. Mark se declaró culpable de dos cargos de homicidio en segundo grado y una acusación por prácticas fraudulentas en relación con la venta de la Carta de la Salamandra. A cambio se le retiraron todos los demás cargos por fraude. Además, la acusación por la muerte de Sheets quedaría reducida a homicidio simple si revelaba todos los detalles que le solicitaban las autoridades; él accedió y les dijo cómo fabricó las bombas. Confesó que había matado a Steve para que no se concretara el trato con el documento McLellin y destinó la segunda bomba a Sheets para que las autoridades creyeran que los asesinatos estaban relacionados con el negocio de bienes raíces y no con sus documentos falsos. Hofmann fue sentenciado a cadena perpetua en la prisión de Utah por recomendación del juez de la causa para que pasara el resto de su vida detrás de los barrotes.

  2. 27

    Karma: Thumb up 0 Thumb down 0

    A veces hay gente que toma declaraciones como una ofensa, por ejemplo el año pasado en una clase de ecuela dominical yo dije lo siguiente, a veces nosotros dsiendo pecadores tratamos de juzgar a judas iscariote, pero no podemos hacer suposiciones de lo que hizo, hubo un motivo y de la gravedad de su pecado el dara cuenta. dije eso y se armo un revuelo diciendo que enseñe falsa doctrina, lo unico que dije que no debemos ponernos en lugar de jueces de judas o como en articulos que hay aqui en el foro cuando se juzga a Emma Smith, que facil es ponerse en la vereda de enfrente y decir esto o aquello de una persona por que cometio algun error en la historia de la iglesia o por haber estado cerca del Señor.

    Saludos

  3. 28

    Karma: Thumb up 0 Thumb down 0

    En el caso de Judas, Cristo mismo dijo que era un “Hijo de Perdicion”. No hay mucho más para juzgar

  4. 29

    Karma: Thumb up 0 Thumb down 0

    Como siempre el aguijon en mi carne(seba), que Cristo lo haya dicho esta bien, pero yo me preocupare mas en mi que en juzgar a Judas, ese es un problema de el no mio

    saludos

  5. 30

    Karma: Thumb up 0 Thumb down 0

    miguel estoy muy de acuerdo contigo, es mucho mas facil juzgar del otro lado de la vereda, yo debo reconocer que muchas veces he caido en ese juego de la critica.
    es mejor preocuparse mas por la salvacion de uno que andar juzgando a otros, y lo de la escuela dominical muchas veces pasa eso de que los hno. se aterran con algun comentario para muchos aun ahi cosas que son mas que color de rosas.

  6. 31

    Karma: Thumb up 0 Thumb down 0

    ADMIN O JUAN RETA PODRIAN DECIRME DONDE CONSEGUIR UNA COPIA DEL Deseret News del 3 de mayo de 1980, DEFINITIVAMENTE HOFFMAN SI ESTABA SIENDO TOMADO EN SERIO POR LOS LIDERES DE ESE TIEMPO, POCO DESPUES SE DESENCADENO LO YA NARRADO, PERO COMO DICEN ES MEJOR TENER LAS FUENTES CORRECTAS PARA SOPESAR BIEN EL ASUNTO.
    PARA MI LOS LIDERES Y EL PROFETA SIEMPRE SERAN ATACADOS POR LOS ENEMIGOS DE LA IGLESIA Y AUN POR LOS EXMIEMBROS DE ELLA, PERO LA IGNORANCIA PREDOMINANTE EN LOS SUD QUE NO LES GUSTA LEER GENERA INCERTIDUMBRE ANTE CIERTOS TEMAS.
    EXCELENTE BLOG.

1 2

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

:D :) ^_^ :( :o 8O :shock: 8) ;-( :lol: xD :wink: :evil: :p :whistle: :woot: :sleep: =] :sick: :straight: :ninja: :love: :kiss: :angel: :bandit: :alien: