Santos en la Ciencia – James C. Fletcher

El día de ayer leía en las noticias que se cumplían 40 años desde el inicio del programa del trasbordador espacial de los EEUU, cuando el entonces director de la, James C. Fletcher, presento la primera maqueta de la lanzadera al presidente de los EEUU, Richard Nixon. Ya que me acorde de que el doctor Fletcher fue un conocido miembro de la Iglesia me puse a leer de el a partir de una interesante publicación académica (A Western Mormon in Washington DC: James C. Fletcher, NASA and the Final Frontier), el cual pueden encontrar en Cumorah>Libros>Ingles>Science.

Este “paper” que habla precisamente de como su background mormón y del oeste americano influyo profundamente en su visión de como debia desarrollarse el programa espacial estadounidense, luego de la primera epoca de la exploracion espacial y de la segunda ultra popular etapa del vuelo a la luna.

Fletcher nació en 1919 hijo de una familia de profesionales mormones quienes habían inmigrado desde su Utah pionera al Oeste con el fin de proseguir con sus estudios de Postgrado. Muy posiblemente su familia fue su primer gran ejemplo, siendo siete hermanos de los cuales todos alcanzaron grados académicos e incluso cuatro lograron obtener un doctorado en ciencias duras, su mismo padre fue un conocido físico inventor del sonido estereofónico entre otras cosas.

Al poco tiempo de comenzar sus estudios en la BYU se traslado, debido al trabajo de su padre, a la Universidad de Columbia en Nueva York para luego comenzar a trabajar en Harvard y Princeton en temas relacionados con las armas, por cuanto se encontraban en plena segunda guerra mundial.

Fue precisamente en Princeton donde conocería al hombre que cambiaría su vida: Henry Eyring.

Ciencia y Religión

“Según crecía me iba poniendo un poco rebelde” comento James en una entrevista para un artículo de la Liahona. Luego de salir de su casa para ir a la Universidad, se transformo en un “semi activo” debido a que carecía de un testimonio por sí mismo.

Parte de sus problemas venia debido a su entrenamiento científico e intelectual y su manera de abordar a la Iglesia:”De la manera en la cual los científicos son entrenados, la única cosa en la cual puedes creer es en algo que puede ser medido, deducido o calculado”. Es por ello que no es difícil para un científico “llegar a la conclusión de que hay un creador del universo”, tal como Einstein, un colega de Princeton afirmaba. “Pero llegar a la idea de un Dios personal es algo muy difícil para un científico”.

Pero Henry Eyring también era un científico, también daba clases en Princeton y el no tenía dudas. Eyring, un famoso químico norteamericano (y si, también el padre de Henry B.), era amigo del padre de Fletcher y además, el presidente de la rama Princeton. Eventualmente en el tiempo, atravez de muchas discusiones intelectuales y científicas, Eyring pudo ayudar a resolver las diferencias que Fletcher creía habían entre la doctrina del evangelio y el descubrimiento científico. Sin embargo al principio, Eyring simplemente trabajo pacientemente para traer al hijo de su amigo de vuelta a la actividad en la Iglesia.

“Un día me llamo y me dijo ‘Jim, a donde te toca ir a la Iglesia’, ‘No sabía que había una en Princeton’ fue lo que murmure. Así que él dijo ‘Bueno, entonces te recogeré el domingo en la mañana’. Y que podría yo decir?. Poco tiempo después, el me dijo ‘Jim, nosotros usualmente pagamos nuestro diezmo el primer día del mes. Te excusaremos este mes, pero el próximo mes esperamos que lo hagas’. El siguió de esa manera. Así que finalmente me encontró un día con que era consejero de la presidencia de la rama. Entonces él se fue todo un verano y me dejo a cargo de la rama!. Allí fue cuando mi testimonio comenzó realmente a crecer”

Cinco años después, su sellamiento en el Templo de Salt Lake City fue cuidadosamente planificado con el fin de que pudiesen estar en SLC y servir como testigos los dos hombres más influyentes en su vida: Su padre y Henry Eyring.

Su carrera en la industria militar

Luego de obtener su PhD en California Tech ingreso a trabajar a una empresa armamentística de alta Tecnología llegando a ser uno de los lideres en los EEUU del programa de misiles nucleares intercontinentales donde llego a fundar su propia empresa de suministro para misiles la cual tuvo un considerable éxito.

sin embargo, aun cuando se consideraba a sí mismo “un patriota”, al tiempo comenzó a cuestionarse como los científicos estaban desarrollando (y ganando dinero) de inventos que eran para matar gente como nunca antes.

En los 60s, mientras los norteamericanos construían frenéticamente refugios nucleares e incluso se estuvo a un paso de la tercera guerra mundial, se le pidió a Fletcher participar en un panel de científicos que participaron de una gira en las principales ciudades de los EEUU para discutir las perspectivas de un holocausto nuclear, en una época en que la mayoría de los científicos creían sinceramente que el mundo no duraría mas de “quince o veinte años más”.

En medio de uno de estos seminarios en la UCLA, paso algo que sería un punto de inflexión en su papel de científico que trabajaba para la carrera armamentística. De entre el publico un señor de edad se puso de pie y dijo, según relata Fletcher

“Bueno amigos, lo que ustedes dicen suena bastante mal: El fin del mundo está muy cerca!!!. Pero ustedes están haciendo una suposición que no acepto. Ustedes están asumiendo que no hay manera de que ustedes puedan sentarse con los rusos y hablar acerca de esto. Por lo que puedo decir, todos los rusos que he conocido son gente muy agradable. Y ellos piensan de su país de la misma manera que ustedes amigos piensan de su país. Ustedes deben ser capaces de hacerles entra en razón e ir a conversar con ellos. Y cuando ustedes hagan eso, entonces no habrá ninguna necesidad de una “destrucción mutua asegurada”.

Todo el mundo se levanto y le dio una ovación al hombre de pie. Fletcher quedo impresionado: Era su padre.

Tiempo después James participo en los comités iniciales para comenzar el desarme nuclear con los soviéticos para finalmente, vender su empresa y retirarse de la industria de la defensa cuando le fue ofrecido el cargo de rector en la Universidad de Utah.

En este cargo se destaco como un innovador y administrador de mente abierta, en una época que fue algo turbulenta debido a los conflictos que ocurrían con los estudiantes debido al tema de los derechos civiles en los EEUU. El paper “A Western Mormon” relata que llegando a trabajar a Utah, una de las primeras cosas que hizo en su oficina fue poner un cenicero. A pesar de que él, como miembro de la Iglesia, era seguidor de la palabra de sabiduría, quiso dejar un claro mensaje a la sociedad local, fuertemente mormona, de que él era tolerante a los puntos de vista y creencias y que no forzaría a otros a seguir sus creencias morales, políticas, religiosas o lo que fuese.

Siete años después, Fletcher fue considerado para el punto más alto de su carrera: Director General de la Nasa.

La Nasa
Fletcher sirvió como director de la Nasa en dos oportunidades, en el complicado periodo de reducción presupuestaria luego de la pérdida de popularidad de la carrera espacial y el proyecto Apolo, del 71 al 77 y por segunda ocasión al ser llamado debido al desastre del Challenger, entre 86 y el 89.

Entre sus logros más conocidos están las últimas tres Apollo, las naves Vikingo que llegaron a Marte, las Pioneer que fueron a Júpiter y Saturno y luego sorprendiendo a todo el mundo, salieron del sistema Solar. Las Voyager, el Hubble, el Skylab, la misión conjunta Apollo-Soyuz con los rusos y por cierto, su contribución mas conocida: El trasbordador espacial

Roger D. Launius, curador del Smitsonian del Aire y del Espacio, escribe respecto a Fletcher que su obra en la Nasa fue fuertemente influida por su crianza e ideas dentro de la Iglesia. El describe tres puntos principales:

1)El concepto de la Frontera. Habiendo venido Fletcher de una región de la frontera y con tradición pionera (Utah) los conceptos de seguir avanzando en la “frontera final” fueron fuertemente aplicados en su forma de ver la exploración espacial. No por nada, su periodo fue fecundo en naves que fueron mas y mas lejos dentro del espacio y hay que hacer notar claramente el nombre de la primera de estas naves: Las Pioneer, Pionero.

2)La cosmología mormona de mundos extraterrestres. Este tema es interesante: Para la mayoría de las religiones, pensar en que hay otras inteligencias allá afuera, era por lo menos en esos años, un tema de lo más complicado (en realidad para algunos mormones también, pero eso lo veremos más adelante). Existía el temor de “y como encajamos eso con nuestras creencias”, temor que no existía en Fletcher por cuanto la cosmología mormona enseña claramente que allí afuera hay mundos e inteligencias sin fin. Es por ello que durante su periodo las Viking, llevaban experimentos para buscar vida fósil en Marte, las Pioneer y Voyager llevan discos con información para ser leída por los extraterrestres e inclusive, la Nasa misma comenzó por primera vez con estudios del tipo SETI: Búsqueda de Inteligencias Extraterrestre.

En la foto, la placa que acompañaba a las Pioneer. Como nota interesante, aunque segun Francis Drake, uno de los astronomos a cargo de la placa, hubieron varios reclamos de gente molesta con el hombre y la mujer desnudos, no hay registros de que uno de los reclamentes halla sido la Iglesia… bueno, el director de la Nasa era mormon, eso ya hubiese sido el colmo, pero como saben, nunca faltan….. ahora bien, respecto a la posicion del brazo del hombre, no hay ninguna relacion, por siacaso….

3) El tercer punto de influencia mormona fueron los principios de ética y conservacionismo con ideas utópicas (en el “bien de la humanidad”) de la aplicación de las actividades espaciales. Antes de Fletcher, gran parte de la orientación del programa espacial fue entre programa militar y guerra de egos contra la Unión Soviética. En la era Fletcher, se da un fuerte impulso a la aplicación de la tecnología espacial para ayudar a resolver problemas prácticos en la tierra por medio de satélites utilitarios. Su inmersión en la teología mormona de Sion, de los puros de corazón y el uso racional de los recursos, algo que recalcado para todo aquel que viniese de la austeridad de Utah, le hizo buscar siempre como mejorar el aprovechamiento de las riquezas de la tierra de la mejor y mas útil forma para sus habitantes. El autor señala que Fletcher, para ser republicano, realmente era uno de los más preocupados de la conservación y el medio ambiente, características que generalmente tienen los demócratas antes que los de derecha. Una de las mejores citas para entender su posición fue durante una conferencia al senado de los EEUU

Como ustedes saben, la NASA es llamada la agencia espacial, sin embargo en un sentido más amplio podríamos ser llamados una agencia medio ambiental. Esto es debido a que no solo el espacio es nuestro medio ambiente, sino que como hemos visto, virtualmente todo lo que hacemos, sea en aparatos tripulados o no, en ciencia o aplicaciones, ayuda en alguna manera práctica a mejorar el ambiente de nuestro planeta y nos ayuda a entender las fuerzas que le afectan. Tal vez esa sea nuestra tarea esencial: Estudiar y comprender la tierra y su medio ambiente

Bonus Track
Como decía en el punto dos, a pesar de que somos una religión que cree tranquilamente en vida extraterrestre, no todos estaban de acuerdo en que eso significara que debíamos tratar de meternos con ellos o ir al espacio. El siempre influencial Joseph Fielding Smith , hablando con autoridad de apóstol o escribiendo en sus libros había adoptado la postura ultraconservadora de que era “inapropiado” el que “los mortales buscasen dominio mas allá de esta tierra mientras estemos en la mortalidad. Aquí estamos y es aquí donde debemos estar contentos con quedarnos” (lo anterior apareció en “Preguntas y Respuestas del Evangelio” cuando se le consultaba a JFS su opinión respecto a los vuelos espaciales). De hecho, JFS fue aun mas especifico al “profetizar” en una conferencia general que el hombre nunca llegaría al espacio ya que “la tierra es la esfera del hombre” y “El Señor nunca permitirá a los hombres ir más allá de los limites apropiados”. James C. Fletcher, junto con varios otros intelectuales mormones desafiaron con éxito la posición del influyente apóstol por lo cual, ya en los 70s, cuando es llamado a servir en la NASA (y con JFS como presidente de la Iglesia), el “tema” ya no es tema y solo es motivo de elogios.

Y bueno, como todo buen “mormón y científico”, el tampoco tenía mucho problema en ser un fiel santo de los últimos días y creer en la validez de Darwin y la Evolucion. Miremos la siguiente cita:

Así como Darwin, debemos hacernos a la vela al mar: El océano cósmico del universo. Aquí no hay vuelta atrás. Hacer esto puede ser una garantía contra la extinción. Cuando una nación, una raza o un planeta le da la espalda al futuro concentrándose en el presente, no puede ver lo que le espera más adelante. No se puede planear o prepararse para el futuro y descartar la vital oportunidad de determinar su patrimonio evolutivo y quizás, su supervivencia.

Y para los que crean que “no era digno” o no tenia testimonio por mencionar la palabra e, la verdad es que exceptuando su llamamiento en Princeton no sé hasta dónde llego dentro del servicio de la Iglesia, pero por lo menos le han dedicado varias citas diversas autoridades generales e inclusive un articulo completito solo para él en la Liahona y cómo no, aqui en cumorah.org ;-)

4 Comments

    Axel

    0

    0

    Yo no sabia nada de esto! (no es novedad!! jajaja

    Buen articulo, plagado de informacion.

    sudmex flag

    0

    0

    La verdad nos hace libres, y la verdad también está en la ciencia. No creo que deba haber conflicto entre ésta y la religión, tal vez lo hay cuando los partidarios de la una o de la otra no escuchan lo suficiente.

    Una vida profesional muuuy interesante la del hermano Fletcher. Inspiradora también.

    Alex flag

    0

    0

    Definitivamente estas cosas muestran que el Señor y sus misterios son grandiosos y que en la medida en que uno se esfuerza por entenderlos le son revelados. Fletcher ha sido un ejemplo de mormón profesional. Hay tan pocos latinos que encajan en ese perfil, especialmente en la ciencia.

    Zobellia Acosta Castro flag

    0

    0

    Me gusto el articulo. quisiera recibir mas de ustedes

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.