Las salidas en pareja en lugar de juntarse para pasar el rato: Repaso


En mayo de 2005, cuando hablé en esta charla fogonera del SEI, me referí al hecho de salir en pareja con alguien del sexo opuesto en vez de estar juntos para pasar el rato. Eso causó tantas reacciones que creo que voy a analizar nuevamente el asunto antes de dedicarme de lleno al tema principal de esta noche.
Para beneficio de quienes no han oído acerca de ello, y para refrescar la memoria de quienes sí lo oyeron, voy a dar un breve resumen de mi mensaje anterior.
Primero: Me uní a otras personas que también habían expresado preocupación por la tendencia que tiene mucha gente joven, de más de veinte años, de posponer las responsabilidades matrimoniales y la vida familiar.
Segundo: Compartí la opinión de observadores bien informados que indican que las salidas en pareja casi han desaparecido de los campus universitarios y entre los jóvenes mayores en general, y han sido reemplazadas por algo que llaman “juntarse para pasar el rato”. Definí lo que es juntarse para pasar el rato y lo que es salir en pareja para el beneficio de quienes no comprendieran lo que significa ni lo uno ni lo otro. Una de las cartas que recibí después de mi discurso —que creo que era de una hermana de aquí de Idaho— proporcionó una definición nueva y mejor. El juntarse para pasar el rato, dijo ella, es “estar ocioso en grupo”.
Tercero: Analicé por qué el salir en pareja se había convertido en algo tan complicado y poco popular.
Luego di el siguiente consejo, que cito de ese discurso:
“Muchachos: si han regresado de la misión y todavía siguen el modelo de salidas que se les aconsejó que siguieran cuando tenían [16] años, es tiempo de que crezcan, sean valientes y busquen a alguien para conocerse mejor y salir juntos. Comiencen con diferentes salidas y con diferentes jóvenes y cuando vean que esa fase fructifica en una buena perspectiva, sigan con el cortejo y el noviazgo. Es hora de contraer matrimonio. Eso es lo que el Señor quiere para Sus hijos e hijas jóvenes mayores. Los hombres tienen la iniciativa, y deben empezar a salir en citas. Si no saben lo que es salir en pareja, quizás esta definición les ayude. La oí de mi nieta de 18 años. Una “salida en pareja” debe pasar la prueba de las tres P. (1) se planea con anticipación, (2) se paga por ella y (3) se hace en pareja.
“Jovencitas, resístanse a juntarse demasiado para pasar el rato y fomenten las salidas en pareja que sean sencillas, no costosas y frecuentes. No hagan que sea fácil para los hombres pasar el rato en lugares en los que ustedes proporcionan la comida. No apoyen a los aprovechadores. Una actividad de grupo de vez en cuando está bien, pero cuando ustedes vean muchachos cuya principal interacción con el sexo opuesto es juntarse para pasar el rato, creo que deben ponerle candado a la despensa y cerrar la puerta.
“Si lo hacen, entonces también deberían colgar un cartel que diga: “Abierto para salidas en pareja”, o algo por el estilo. Jovencitas… si persuadimos a los hombres a pedir a las jóvenes a salir en pareja más frecuentemente, debemos establecer una expectativa mutua de que salir en pareja no implica un compromiso continuo…
“Mis queridos jóvenes solteros: les aconsejamos que canalicen su asociación con el sexo opuesto siguiendo el modelo de salidas en pareja que tengan el potencial de llegar a madurar hasta el matrimonio, y no siguiendo modelos de juntarse para pasar el rato, que sólo tienen la posibilidad de llegar a desarrollarse en un deporte de equipo, tal como el vóleibol. El matrimonio no es una actividad de grupo, no por lo menos hasta que los hijos llegan en gran cantidad” (La dedicación de toda una vida [charla fogonera del SEI para jóvenes adultos, 1º de mayo de 2005], pág. 6).
Y bien, ése es el fin de las citas de mi discurso de hace dos años y medio.
¿Qué sucedió después? Recibí algunas cartas de agradecimiento, la mayoría de chicas. “Usted tiene razón”, dijeron muchas. Algunas de ellas estuvieron de acuerdo en lo que una de ellas llamó “la lamentable situación de las salidas en pareja… en el mundo de solteros en general”. Algunos hombres se quejaron de que las mujeres los había rechazado cuando les pidieron salir con ellos o de que era la mujer la que no estaba dispuesta a adquirir compromisos familiares.
Una carta decía que “muchos jóvenes adultos solteros de la Iglesia se sentían frustrados con la cultura de ‘juntarse para pasar el rato’… pero se sentían incapaces de cambiar por sí solos todo el sistema”. Esa hermana me agradeció por poner en cada uno de nosotros “la responsabilidad personal de actuar”, y añadió que había encontrado algunas formas en las que ella podía “evitar fomentar el juntarse para pasar el rato y, en cambio, promover la cultura de salir en pareja”. Como ejemplo, otra carta (una de mis preferidas) tenía la fotografía de un cartel que había en la puerta de su apartamento que decía: “¡Se abrirá para salidas en pareja!”.
Otra mujer me contó que su hermana se casó con un hombre que conoció en una de esas reuniones para pasar el rato. Ninguno de los dos había salido mucho en pareja, por lo que ninguno de los dos había aprendido a estar en pareja en un ambiente social. Ahora el matrimonio se encontraba en problemas ya que cada cual seguía juntándose para pasar el rato en forma separada, él con sus amigos y ella con las suyas.
El tiempo no me permite seguir repasando más de esas cartas, pero voy a hablar de una más porque posiblemente represente experiencias típicas. Esta carta me llegó alrededor de un año después de mi discurso. La firmaba una pareja que me agradecía por su feliz matrimonio. Me contaron que ambos habían estado cursando estudios de posgrado y que se habían hecho amigos en un barrio de solteros. Él le pidió a ella si quería salir en pareja para divertirse y conocerse, pero después de pensarlo por algunos días ella le contestó que no estaba interesada.
Pasaron algunos meses y fue entonces que mi discurso de la charla fogonera proporcionó algunos ímpetus necesarios. Ellos escribieron: “Durante la charla fogonera, usted indicó que ‘parte de ello implica el evitar dar la impresión de que una salida en pareja es algo muy serio. Si persuadimos a los jóvenes a salir en pareja más frecuentemente, debemos establecer una expectativa mutua de que salir en pareja no implica un compromiso continuo’.
“Inmediatamente después de la charla fogonera”, continúa la carta: “[ella] se acercó a [él] y le preguntó si podían hablar”. Le dijo que había reconsiderado la idea de salir en pareja y que si él todavía estaba interesado en hacerlo, ella estaba dispuesta. “Todavía nos faltaba mucho para conocernos”, escribieron, “y había muchas cosas que teníamos que cambiar. Nos casamos en mayo del año siguiente en el Templo de Washington, D.C. Su claro y directo consejo nos ayudó a darnos cuenta de que el salir en pareja es una oportunidad de conocerse mejor y no de crear un compromiso inmediato que lleve a una relación por largo tiempo o al matrimonio”. ¡Así es!
Como dije en mi discurso: “Las salidas en pareja, sencillas y frecuentes, permiten tanto al hombre como a la mujer conocer a más personas y por lo tanto evaluar más a fondo a los futuros pretendientes. Las salidas chapadas a la antigua eran un magnífico modo de llegar a conocer a alguien del sexo opuesto, ya que fomentaban la conversación y permitían ver cómo uno trataba a los demás y cómo lo trataban a uno en situaciones en que sólo estaban los dos. Daban también la oportunidad de aprender a iniciar y sostener una relación madura. Nada de eso sucede cuando se juntan para pasar el rato” (La dedicación de toda una vida, pág. 5).
Élder Dallin H. Oaks
Del Quórum de los Doce Apóstoles
Copiado desde http://asbarrioellibertador.blogspot.com/

No Responses

Write a Comment»
  1. 1

    Estoy de acuerdo. hay que crecer y madurar. Eso de salir en grupito despuès de la misiòn… què es eso??? jelouuuuuu!!! Deberìa darles vergûenza a quienes lo hacen. Saludos!!

  2. 2

    Hay mucho de cierto en todo eso,es bueno conocerse con la quien pudiera ser nuestra compañera eterna,por ejemplo con i esposa cuando saliamos luego de mi mision,no nos tomo mucho tiempo en darnos cuenta que debiamos estar juntos,en ese periodo de conocernos en citas,ayunamos juntos,orabamos juntos y leimamos las escrituras juntos y lo mas importante,oramos por separado para saber si debiamos sellarnos en el Templo,realmente el Señor contesto nuestras oraciones y aqui estamos,felices con una hermosa niña y progrsando juntos,tenemos problemas a veces pero sabemos en quien confiar para resolverlos y ser felices,salir en grupo esta bien pero 1 o 2 veces y luego madurar.

  3. 3

    Yo no escribi este post :s

  4. 4

    Uffffffffff aqui vamos denuevo.

    Debo reconocer que soy un poco antiguo para pensar en algunas cosas y bien liberal para otras.

    Soy un hombre feliz mente casado con una hermosa esposa que a veces es una tormenta de la cual me gustaria estar lejos, ojo entiendase bien, mi esposa es del uno, lo mejor que me pudo pasar, pero tiene un caracter del DEMONIO (uff sorry por lo que no pronuncian esa palabra 😉 ) Aun asi la amo con todo mi corazon, tengo 2 hermosas hijas que llenan mi vida. Bueno eso es mi vida (aaahhhh me selle en el templo por si preguntan).

    Como le dije a mi esposa yo me case para toda esta vida y para la que viene, estoy dispuesto a cambiar mis problemas y tengo eperanza que ella tambien cambie su caracter.

    Tristemente he visto que una GRAAAAAAAANNNNN cantidad de amigos se han o estan en vias de separacion, SI señores aqui en Chile esta ocurriendo algo bien estraño, algo que esta pasando por debajo, algo que o nadie se ha dado cuenta o no quieren reconocer, hay mas parejas mormonas que se estan separando, familias con MUCHOS años de casados y otros incluso de menos de un año, para preocuparse, en mi caso llevo un listado personal en mi mente de por lo menos 20 matrimonios separados, me imagino que hay muchos mas.

    Eso se lo asigno al nulo plan de matrimonio que tienen nuestros jovenes, poca tolerancia, poco nivel de fracaso, mucho orgullo, poco amor, no se que les sucede pero algo les pasa.

    Que tienen que salir en PAREJA, SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIi y muchas veces, decenas hasta cientos de veces, hay que conocer, hay que ORAR, hay que saber cual es mi limite, etc hasta cuanto estoy dispuesto a aceptar de los problemas de mi pareja.

    Yo creo que los jovenes ven una cara bonita y se enamoran hasta las patas pero luego se dan cuenta que ni se lavan las patas.

    Yo creo que debemos cuidar a nuestros jovenes, enseñar hasta el tuetano la limpieza moral pero lo hermoso de la vida en pareja, hay que incentivar conocer personas, campamentos mixtos o conferencias de jovenes patrocinado por la iglesia donde los jovenes vayan a servir y puedan ver a su futura pareja en el diario vivir.

    Uffffff me apasiona este tema, veo tristemente como los jovenes pierden su tiempo y no se preocupan por saber que quieren.

    Espero que ud si tienen la oportunidad puedan ayudar a algun joven cercano a ud dando buenos consejos, invitandolos a su casa, a un almuerzo y conversar como se vive en matrimonio.

    Saludos a los matrimonios que se quieren y luchan cada dia por ser mejor, saludos a sus hijos si tienen.

    Zeusco

  5. 5

    Un gran tema que tratar. Yo creo que todo pasa que tanto se comprende sobre el amor. Hay cosas que no son amor, pueden ser atracciones o caprichos, eso es algo que cada quien debe averiguar y plantearse con quien tenga serios planes de llegar a tener una familia.
    Pero con todo ello, antes de casarse no se llega a conocer el amor en su totalidad, puesto que ello a mi modo de ver, recien comienza con el matrimonio. Es dentro del matrimonio en donde el amor se pone a todas pruebas de fuego y por lo tanto a todas las bendiciones que provengan de salir airoso de ello.
    Una vez que alguien asume el matrimonio, pues ya no hay por qué pensar en separarse. Nada debe ser motivo de separaciones ni divorcios, el plan de Salvación provee el perdón y el arrepentimiento ante cualquier percance. Por esta razón, es que es importante adicionalmente a la madurez emocional, la madurez espiritual, esta provee las soluciones a todos los problemas matrimoniales. Excepto los casos de matrato verbal, físico, en cuyos casos es contrario a todo tipo de tolerancia. Despues que no me gusta como cocina, no me gusta su carácter o así o asá, son insignificancias.
    Recuerdo un ejemplo que en una charla con el Elder Richard G. Scott se tuvo hace algunos años, el contó sobre el Elder Spencer W. Kimball y su esposa Camila, cuando visitaron la Misión en Bolivia. El Elder Scott tenía un gran imprensión sobre ese matrimonio, nunca andaban molestos y si surgia algo que parecería puntos de vistas diferentes, recurrían al buen humor, pues parecían dos adolescentes profundamente enamorados. Cierta vez cuando tuvieron que visitar un distrito tuvieron que tomar un bus que estaba muy deteriodado y los asientos que les había tocado a los esposos Kimball uno de ellos tenía el asiento de madera y el otro era con esponja. Rápidamente Camila Kimball tomó el asiento de madere a lo que el presidente Kimball dijo: ” Camila hazte a un lado que yo tomaré ese asiento y tú irás en el otro”. Ella se rehusó y entonces como dos niños comenzó un juego de quien tomaba el asiento de madera, fue algo tan inocente en un matrimonio que nunca se podría pensar que una pareja así podrían llevarse mejor. Camila Kimball cuando llegaban los maestros orientadores y hacían algunas preguntas sobre sus llamamientos, ella decía del Presidente, ” él es un buen hombre, siempre que se porta bien, yo le prometo ponerle un poco de azúcar a los panecillos”, je je je.
    El matrimonio es un viaje felíz hacia las mansiones del gran Padre Celestial y como dijeron en la conferencia…”sea lo que sea que estes pasando…disfrútalo”.

    Recuerdo a Hartam Rector quien fue de los Setenta, decía a los Obispos de aquél entonces – donde yo era un sencillo secretario financiero – “Obispos, pregunten a sus miembros…¿es usted felíz? y si lo ven dudar, entrevístelo.

  6. 6

    Se supone que despuès de la misiòn, ya saliste incontables veces en grupo. ya no tienes que aprender a refrenarte de nada. las salidas en grupo son para hombres y mujeres jòvenes. lo demàs son puerilidades.

  7. 7

    Cometario 6.

    Se supone que despuès de la misiòn, ya saliste incontables veces en grupo. ya no tienes que aprender a refrenarte de nada … jeje … en realida si ….cumple la ley de castidad ….. las salidas en grupo son para hombres y mujeres jòvenes. lo demàs son puerilidades.

    deacuerdo pero no esten en lugares oscuros y solos … -:)

    saludos !!!

  8. 8

    y no besuqueos … puede poner en aprietos a cualquier pareja ….

  9. 9

    hablen por los solteros nomas, jejejeej :p

  10. 10

    Pues en mi opinion es muy recomendable salir en grupo y salir en pareja. Si “salir en grupo” no se limita a estar charlando de nada y evitar salir en pareja, sino a actividades recreativas y culturales, enriquece mucho a la persona y nos ayuda a entender los diferentes tipos de personas.
    Personalmente no estoy de acuerdo en limitar una amistad a conocer e intentar salir. Es mas en mis tiempos “mozos” los que nos estropeaban las actividades era el tipico que iba directamente a “ligar” en lugar de a pasarlo bien y dejar que las cosas sucedieran. Finalmente este salia quemado y los demas con buenas perspectivas de pareja …
    Hemos organizado un monton de campings, viajes, conferencias, … para salir en grupo y en general todos andamos casados en el templo, con babys, llamamientos …
    Lo que mas me duele es que casarse ha sido significado de perder un monton de amistades, porque te metes en una nueva aventura y esto te ocupa todas tus fuerzas.

    Resumiendo, mi receta es haz actividades en grupo y abre tu corazon que las cosas sucederan sin que las fuerces …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.