Jesse Gause o el consejero perdido.

Curiosa la historia de Jesse Gause, un personaje de la historia de la Iglesia que a pesar de su importancia histórica (fue nada mas ni nada menos que el primer, primer consejero de la primera presidencia con el mismísimo Jose Smith) fue completamente olvidado por mas de siglo y medio para ser literalmente re descubierto recién en los años 80s por historiadores mormones.

De hecho, durante todo ese periodo Jesse Gause fue literalmente “el consejero perdido” y no fue sino hasta 1983 cuando su nombre volvió a ser incorporado a la lista oficial de autoridades generales.

Aun hoy no se sabe mucho de el. Se conoce que antes de unirse a la Iglesia formo parte de la Iglesia de los Quakeros y luego de los Tembladores (los famosos Shakers). Estuvo casado, enviudo y volvió a casarse unos años antes de conocer a los misioneros y bautizarse en octubre de 1831, a los aprox. 45 años de edad.

No se sabe muy bien por que, pero por algún motivo gano muy rápidamente un lugar prominente dentro de la recién organizada iglesia y Jose Smith le llamo como primer consejero de la primera presidencia organizada en marzo de 1832, menos de seis meses después de su bautismo. Como nota al margen, el segundo consejero también seria otro prominente miembro de la Iglesia cuyos mensajes no encontraran tampoco en la Liahona: Sidney Rigdom.

Otro punto interesante es que la revelación en la cual se llama a Jesse Gause, DyC 81, actualmente aparece con Frederick G. Williams como el consejero llamado a servir. No se ha determinado cuando se borro a Jesse de esa revelación aunque a partir de la edición de 1980 de DyC se ha aclarado que originalmente era dirigida nominalmente a Jesse pero que la revelación es mas bien, antes que para un nombre, para el llamamiento de consejero. De todas formas se opto por mantener la version no original de la revelación aunque parece que era una revelación un poco con mala suerte ya que también Frederick Williams fue excomulgado de su posición como consejero de la primera presidencia… digamos que era duro trabajar en la Iglesia en aquellos tiempos.

Pero volvamos a Jesse. Una de las explicaciones que se dan para su rápido ascenso en la jerarquía de la Iglesia era su experiencia en experimentos de comunidades religiosas. De hecho Sidney tenia el mismo tipo de experiencia de formación de comunidades y en aquel tiempo Jose estaba muy interesado de fundar su propio experimento comunitario basado en la ley de consagración y la orden unida. Sin embargo Jesse tenia un problema que posiblemente fuese el causante de su salida de la Iglesia: Cuando el se bautizo, su esposa no quiso seguirlo.

Un par de meses después de haber sido llamado como primer consejero (y a menos de un año de su bautismo) Gause fue enviado como misionero al pueblo donde aun vivía su esposa, a la cual trato de convertir a la Iglesia pero cosa que no pudo lograr. Hizo un nuevo intento con su hija pero de nuevo sin éxito  Por otro lado su compañero de misión se enfermo por lo cual este tuvo que volver a Kirtland dejando al presidente Gause en buena fe el 20 de agosto de ese año…. y nunca mas se supo de el en la historia de la Iglesia.

No se sabe en definitiva lo que provoco su quiebre, pero a finales de año ya había sido excomulgado de la Iglesia siendo llamado como primer consejero Sidney, otro mas con una “intedezante” historia como consejero de la primera presidencia.

Y que paso finalmente con Jesse?. Lo cierto es que no se sabe tampoco que ocurrió  Al parecer, aun cuando se salió de la Iglesia su esposa de todas formas no volvió con el. Solo se sabe que murió unos años después, en 1836, posiblemente solo.

En la Iglesia fue rápidamente olvidado y no fue solo hasta 1975 cuando un historiador de la Iglesia publico el primer estudio dando a conocer al “consejero perdido”, estudio al cual se sumaron otros los cuales dieron validez a la restauración de su nombre tanto en la edición de 1980 de DyC como en la lista de autoridades generales.

Y así termina una mas de esas historias que de seguro no encontraran en la Liahona ni en los manuales de instituto. Moraleja de hoy?: Si van a bautizar a alguien, no es mala idea que sean familias completas Wink

 

Joseph, la serie.

No me había dado cuenta hasta una semana atrás de que youtube me había quitado la restricción de vídeos de mas de 15minutos. Enhorabuena, asi que puedo aprovechar de agregar documentales en forma fácil y sencilla para compartir con ustedes.

Aun cuando el documental que me tiene fascinado en este momento es el Joseph Smith Papers (interesantisimo, como 50 capítulos por temporada, pero en ingles solamente) vamos a comenzar con algo mas fácil para todo el mundo: La serie Joseph creada por BYU con la participación de varios eruditos y académicos de la escuela de religión de la universidad de la Iglesia.

Dividido en 6 capítulos de aprox. una hora cada uno, en perfecto castellano, la serie relata episodios de la vida y obra del Profeta, desde un punto de vista de los estudiosos SUD, es decir, mas o menos “la historia oficial” ya que no se mete o profundiza en temas que, por ejemplo, enemigos de la iglesia habitualmente levantan contra Jose, es decir, los documentales son mas o menos tipo manual de instituto que canal infinito.

Los capítulos son (de atrás hacia adelante):

La Carta Salamandra

La Carta de la Salamandra fue uno de los cientos de documentos históricos que salieron a la luz en la década de 1980 y fue causa de mucha controversia entre miembros y no miembros de la Iglesia debido a que su contenido cuestionaba fuertemente la “versión oficial” y comúnmente aceptada de la historia de José Smith.

Una vez aparecida, la carta fue aceptada por algunos expertos en documentos y rechazada por otros. Entre los expertos que aceptaron la carta figura Kenneth W. Rendell, uno de los principales expertos en documentos históricos y detección de falsificaciones de los EEUU. A nivel de la Iglesia, la carta fue aceptada con cautela por medio de la oficina del historiador de la Iglesia señalándose de que aunque para los expertos (mormones y no mormones) no habían encontrado signos de falsificación, tampoco habían pruebas sólidas de que fuese un documento legitimo. A pesar de ello y luego de la compra y posterior donación a la Iglesia por medio de un particular y la publicación de su contenido por la Iglesia, varias personas comenzaron a dudar de su autenticidad por lo cual, Mark Hoffman, la persona que había “descubierto” el documento junto con otros de los documentos históricos mas notables, ideo una trama para deshacerse de la evidencia por medio del asesinato con bombas de personas relacionadas que estaban comenzando a sospechar de la falsificación pero que sin embargo, resulto también en la explosión de una de las bombas en su automóvil por lo cual quedo gravemente herido.

Los puntos principales de interés respecto a la Carta Salamandra, especialmente de parte de los críticos de la Iglesia, residen en el contenido mismo de la Carta, la cual aunque se ha probado falsa se sigue utilizando hasta el día de hoy como “fuente” de las ideas que relacionan a José Smith con practicas pseudo mágicas, y la acusación de la caída bajo un engaño de los lideres de la Iglesia, los cuales según algunos críticos no podrían haber sido engañados por la falsificación si ellos realmente fuesen “inspirados por Dios”.