El poder purificador de Getsemani

http://www.cuapa.com/Padre_Fausto_Zelaya/pdc-getsemani.jpgBruce Reed McConkie, uno de los mas conocidos apóstoles de los tiempos modernos, termino su llamamiento en la tierra en el año 1985.

Unos dias antes, habia sido la conferencia general de la Iglesia, en esta conferencia, elder McConkie, a pesar de sus dolores y sufrimientos, se paro ante lo santos para entregar su ultimo mensaje, el mas importante de todos, su testimonio de Jesucristo.

Yo no lo recuerdo, en esos años, era un niño, sin embargo, cada vez que converso con algun hermano de esos años, me cuenta con emocion lo que sintieron cuando escucharon o leyeron el testimonio final de este apostol.

El video traducido del testimonio de McConkie fue uno de los primeros “trabajos” hechos en cumorah, largo tiempo atras, por llp. Pueden verlo y descargarlo en alta calidad desde Vimeo.com.

El texto del mensaje lo pueden leer completo en “leer mas”.


El Poder Purificador de Getsemani por cumorah.org en Vimeo.

http://www.gapages.com/mcconbr1a.jpgEL PODER PURIFICADOR DE GETSEMANÍ
élder Bruce R. McConkie
del Quórum de los Doce Apóstoles

“La expiación del Señor fue el acontecimiento de mayor trascendencia que ha ocurrido o que jamas ocurrirá desde el alba de la Creación, a través de las edades de una eternidad sin fin.”

Yo siento, y el Espíritu parece concordar conmigo, que la doctrina mas importante que puedo declarar, y el testimonio mas poderoso que puedo compartir, es el del sacrificio expiatorio del Señor Jesucristo.

Su expiación fue el acontecimiento de mayor trascendencia que ha ocurrido o que jamas ocurrirá desde el alba de la Creación, a través de las edades de una eternidad sin fin.
Es el acto supremo de bondad y gracia que solamente un Dios podría realizar. Por medio de la expiación, se pusieron en vigor todos los términos y condiciones del eterno plan de salvación del Padre.

Mediante ella, se llevan a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre y toda la humanidad se salva de la muerte, del infierno, del diablo y del tormento eterno.

Gracias a ella, todos los que crean en el glorioso evangelio de Dios y lo obedezcan; todos los que sean verídicos y fieles y venzan al mundo; todos aquellos que sufran por Cristo y por su palabra; y todos los que sean hostigados y azotados por la causa de Aquel a quien pertenecemos todos llegaran a ser como su Hacedor y se sentaran con El en su trono y reinaran con El para siempre en gloria sempiterna.

Para hablar de estas cosas maravillosas usare mis propias palabras, aunque quizás creáis que son de las Escrituras, palabras pronunciadas por otros apóstoles y profetas.

Es cierto que otros las pronunciaron antes, pero ahora son mías, pues el Santo Espíritu de Dios me ha testificado que son verdaderas, y ahora es como si el Señor me las hubiera revelado a mi en primer lugar. Por tanto, he escuchado su voz y conozco su palabra.

Hace dos mil años, en las afueras de Jerusalén, había un placentero jardín llamado Getsemaní, a donde Cristo y sus amigos mas íntimos solían ir a meditar y orar. Fue ahí que Cristo les enseñaba a sus discípulos la doctrina del reino, y donde se comunicaban con el Padre de todos nosotros, en cuyo ministerio se encontraban, y a quien servían.

Ese lugar sagrado, al igual que el Edén que habitó Adán; al igual que el Sinaí de donde salieron las leyes de Jehová; al igual que el Calvario, donde el Hijo de Dios dio su vida como rescate de muchos; esa tierra santa es el lugar donde el Hijo Inmaculado del Padre Eterno tomó sobre sí los pecados de todos los hombres bajo la condición del arrepentimiento.

No sabemos, no podemos decir, ni ninguna mente mortal puede concebir la plena importancia de lo que Cristo hizo en Getsemaní.

Sabemos que sudó grandes gotas de sangre de cada poro, mientras bebía hasta las heces aquella copa tan amarga que su Padre le había dado. Sabemos que sufrió, tanto en cuerpo como en espíritu, mas de lo que a un hombre le es posible sufrir con excepción de la muerte. Sabemos que de alguna manera, incomprensible para nosotros, ese sufrimiento satisfizo las exigencias de la justicia, rescató a las almas penitentes de los dolores y los castigos del pecado, y puso la misericordia al alcance de aquellos que creyeran en su santo nombre. Sabemos que quedó postrado en el suelo a causa de los dolores y la agonía de una carga infinita, que lo hicieron temblar y desear no tener que beber la amarga copa. Sabemos que un ángel de las cortes de gloria llegó para fortalecerlo en su tribulación, y suponemos que fue el grandioso Miguel, quien inicialmente cayó para que el hombre fuese.

Hasta donde nos es posible averiguar, esa agonía infinita, este sufrimiento incomparable, continuó durante unas tres o cuatro horas. Después de esto, con el cuerpo torturado y desfallecido, se enfrentó con Judas y los otros demonios mortales, algunos del mismo Sanedrín, y se le llevó preso con una soga en el cuello, cual si fuera un criminal, para ser juzgado por los archicriminales que como judíos ocupaban el asiento de Aarón y como romanos ejercían el poder del César.

Lo llevaron ante Anás, Caifás, Pilato, Heródes, y de nuevo ante Pilato. Fue acusado, maldecido y golpeado; la saliva inmunda de sus verdugos le corría por la cara, mientras los golpes perversos debilitaban aun mas su cuerpo dolorido.

Con varas de ira le azotaron la espalda, y la sangre surcó sus mejillas cuando le colocaron una corona de espinas en su frente temblorosa.

Por encima de todo, lo azotaron cuarenta veces menos una con un látigo de múltiples correas de cuero, en las que habían entretejido huesos afilados y metales cortantes.
Muchos morían como resultado de los azotes? pero El se levantó de su sufrimiento para morir ignominiosamente sobre la malvada cruz del Calvario.

Después cargó su propia cruz hasta tropezar por el peso, el dolor y la intensa agonía.
Finalmente, en un cerro llamado Calvario, que también se encontraba en las afueras de Jerusalén, mientras sus discípulos contemplaban impotentemente al Salvador y sentían en carne propia una intensa agonía, los soldados romanos lo colgaron en la cruz. Con grandes mazos le atravesaron los pies, las manos y las muñecas con enormes clavos. Verdaderamente fue herido por nuestras transgresiones, magullado por nuestros pecados.

Después elevaron la cruz para que todos pudieran verlo, maldecirlo y mofarse de El, lo cual hicieron ponzoñosamente durante tres horas, desde las nueve de la mañana hasta el mediodía.

Entonces los cielos se oscurecieron y las tinieblas cubrieron la tierra durante tres horas, tal como sucedió entre los nefitas. Se desató una gran tormenta, como si el mismo Dios de la Naturaleza estuviera agonizando.

Y en realidad así era, pues, colgado en la cruz durante otras tres horas, desde el mediodía hasta las tres de la tarde, volvió a vivir la agonía infinita y los dolores despiadados de Getsemaní.

Y. por ultimo, después de sufrir los estragos de la agonía expiatoria, después de ganar la victoria y de haber cumplido la voluntad del Padre en todas las cosas, dijo: “Consumado es” (Juan 19:30), y voluntariamente entregó el espíritu. Cuando la paz y el consuelo de una muerte misericordiosa lo libró de las penas y pesares de la mortalidad, entró en el paraíso de Dios. Después de haber entregado su alma como ofrenda por el pecado, estaba preparado para ver su linaje, según la palabra mesiánica (véase Is. 53: 10) .

Esta, que incluía a todos los santos profetas y los santos fieles de épocas pasadas, todos los que habían tomado sobre si el nombre de Cristo y quienes, habiendo nacido espiritualmente de El, se habían convertido en sus hijos e hijas, tal como sucede con nosotros; todos estos se hallaban congregados en el mundo de los espíritus para ver Su rostro y escuchar Su voz.

Después de aproximadamente treinta y ocho o cuarenta horas o tres días según la medida de los judíos, nuestro Bendito Señor llegó a la tumba del arimateo, en donde Nicodemo y José de Arimatea habían colocado su cuerpo parcialmente embalsamado.
Luego, en una manera incomprensible para nosotros, volvió a tomar ese cuerpo que aun no había experimentado corrupción, y se levanto en esa gloriosa inmortalidad que lo hacia semejante a su Padre resucitado.

Entonces recibió todo el poder del cielo y de la tierra, obtuvo la exaltación eterna, se apareció a María Magdalena y a muchos mas, y ascendió a los cielos para sentarse a la diestra de Dios el Padre Todopoderoso, para reinar para siempre en gloria eterna.
Su resurrección de entre los muertos al tercer día fue la culminación de la Expiación. De nuevo, en una manera incomprensible para nosotros, los efectos de esa resurrección son transmitidos a todos los hombres, de manera que todos se levantaran de la tumba.
Así como Adán trajo la muerte, Cristo trajo la vida; así como Adán es el padre de la mortalidad, Cristo es el Padre de la inmortalidad.

Y sin ambas, mortalidad e inmortalidad, los hombres no pueden labrar su salvación y ascender a aquellas r cumbres mas allá de los cielos en donde los dioses y los ángeles moran para siempre en gloria eterna.

Ahora, la expiación de Cristo es la doctrina mas básica y fundamental del evangelio; y de todas las verdades reveladas, es la que menos comprendemos.

La mayoría de nosotros tenemos un conocimiento superficial y dependemos de la bondad del Señor para ayudarnos a superar las tribulaciones y los peligros de la vida.
Pero si hemos de tener la fe de Enoc y de Elías, debemos creer lo que ellos creyeron, saber lo que sabían y vivir como vivieron.

Quisiera invitaros a que os unáis conmigo para obtener un conocimiento firme y verídico de la Expiación.

Debemos dejar a un lado las filosofías de los hombres y el conocimiento de los sabios y dar oído a ese Espíritu que se nos da para guiarnos a toda verdad.

Debemos escudriñar las Escrituras y aceptarlas como la voluntad y voz del Señor y el poder mismo de El para obtener la salvación.

Al leer, meditar y orar sobre estas cosas, percibiremos una visión de los tres jardines de Dios, el de Edén, el de Getsemaní y el del sepulcro vacío, en donde Cristo se le apareció a María Magdalena.

En el Edén veremos todas las creaciones en su estado paradisiaco sin muerte, sin procreación, sin experiencias probatorias.

Llegaremos a saber que tal creación, ahora desconocida para el hombre, fue el único medio que daría lugar a la Caída.

Veremos entonces a Adán y a Eva, el primer hombre y la primera mujer, descender de su estado de gloria inmortal y paradisiaca para convertirse en la primera carne mortal sobre la tierra.

La mortalidad, que incluye la procreación y la muerte, entrara al mundo. Y a causa de la transgresión, dará comienzo a un estado probatorio de tribulación y prueba.

Después, en el Getsemaní, veremos al Hijo de Dios rescatar al hombre de la muerte temporal y espiritual que recibió como consecuencia de la Caída.

Y finalmente, ante un sepulcro vacío, llegaremos a saber que Cristo nuestro Señor rompió las ligaduras de la muerte y reina para siempre triunfante sobre el sepulcro.

De esta manera, la Creación es autora de la Caída; y mediante esta vinieron la mortalidad y la muerte; y por Cristo vinieron la inmortalidad y la vi da eterna.

Si no se hubiera llevado a cabo la caída de Adán, la cual trajo consigo la muerte, no hubiera sido posible la expiación de Cristo, mediante la cual se obtiene la vida.

Y ahora, en lo que concierne a esta expiación perfecta, realizada mediante el derramamiento de la sangre de Dios, testifico que tuvo lugar en Getsemaní y en Gólgota. Y con respecto a Jesucristo, testifico que es el Hijo del Dios viviente y que fue crucificado por los pecados del mundo. El es nuestro Señor, nuestro Dios y nuestro Rey. Esto lo se por mi mismo, independiente de cualquier otra persona.
Soy uno de sus testigos, y en un día cercano palpare las marcas de los clavos en sus manos y en sus pies y bañaré sus pies con mis lágrimas.
Pero en ese momento mi conocimiento no será mas firme de lo que actualmente lo es, de que El es el Hijo Todopoderoso de Dios, que es nuestro Salvador y Redentor, y que solamente recibimos la salvación mediante su sangre expiatoria.
Dios permita que todos andemos en la luz, tal como Dios nuestro Padre, a fin de que, de acuerdo con las promesas, la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpie de todo pecado.
En el nombre del Señor Jesucristo. Amén.
(Bruce R. McConkie dio este mensaje el dia 6 de abril de 1985, fallecio dos semanas despues

No Responses

Write a Comment»
  1. 1

    Me siento agradecido con Jesucristo, yo se que sin El estariamos perdidos para siempre.

  2. 2

    Bueno, un mensaje memorable. Aún el Presidente Hinckley lo destacó como uno de los eventos a recordar que quedarán como testimonial del viejo tabernáculo.
    Para los que quieran sentir lo que sentimos y ver lo que vimos, tengo el video con mensaje, si me indican como subirlo lo dejo a disposición.
    Saludos

  3. 3

    El testimonio del Elder Bruce R. McConkie es inspirador, la primera vez que lo ví lloré … es dificil llegar a tener un testimonio tan fuerte de la expiación de Cristo … es muy motivador el mensaje que dió en ésta conferencia … me hizo reflexionar acerca del amor de NPC …

    Saluditos para todos …

  4. 4

    Realmente es como dice el Elder McConkie. La expiacion de Cristo es uno de los principios mas basicos del evangelio, pero es la que menos comprendemos. No comprendia el dolor y sufrimiento que Cristo paso aquel dia, y porq sabiendo q despues triunfaria y saldria glorioso de aquel sacrificio dijo a Su Padre que pase de El esa copa o porq pregunta porq Su Padre lo habia abandonado. Estoy muy agradecida por esta infinita demostracion de amor y misericordia con todos nosotros, quienes a veces no sabemos retribuirle con agradecimiento.
    Gracias por tan lindo mensaje.

  5. 5

    DEFINITIVAMENTE SUBLIME!!! SIEMPRE DIGO QUE ES EL TESTIMONIO MAS SUBLIME DE JESUCRISTO, SOY “FANATICO”! DE LOS LIBROS DEL APOSTOL BRUCE Y DE TALMAGE, SIENTO QUE ESCRIBIAN LO QUE JESUCRISTO LES DICTABA AL LADO.
    SI ALGUIEN PUEDE SUBIR UN LINK CON EL VIDEO DE ESTE TESTIMONIO SE LOS AGRADECERIAMOS.

  6. 6

    Hay algo interesante, y quizá no en la misma proporción al de BRMcC, pero los últimos discursos que dieron James E. Faust (El poder sanador del Perdón) y Joseph B. Wirthlin (venga lo que venga, disfrútalo), tambien fueron significativos y memorables por sobre la media.

  7. 7

    100pre me ha llamado la atenciòn el caracter tan sublìme y espiritual que emana de nuestros apostoles y profetas en los ùltimos dìas de su vida y mayor mente la manera tan singular en la que testifican del salvador. Ejemplo de ello el èlder McConkie, asì tambien presidente Hinckley en el ùltimo discurso que diò que no era en una comferencia general, cabe tambien destacar a los profetas en las escrituras, especialmente los del libro de mormòn, por ejemplo las palabras de Lehi a sus hijos, tambien las palabras de Alma a sus hijos… es imposible no reconocer su percepciòn espiritual en sus ùltimos momentos de vida….. Es admirable…
    Igualmente testifico de mi salvador, y tal como dìjo èl èlder MacConkie, èste es “mi testimonio”, he pagado el precio para poder obtenerlo, obviamente que debo fortalecerlo continuamente, pero me comforta saber que es mi testimonio, otros podran igualmente testificar de Èl, pero tengo el mìo, y ese conocimiento es lo que me ha mantenido dèsde niño en èsta obra maravillosa de los ùltimos dìas…. Èl vìve y yo lo sè…!!!

  8. 8

    Este discurso es una joya. Impresionante. Sublime. Revitalizador. Un verdadero testimonio del Señor y su expiacion. Me llamo mucho la atencion cuando ingrese a las huestes del Señor, ha sido, es y sera uno de mis favoritos. Hay mucho por escudriñar en este discurso. Meses despues el Elder McConkie muere y sella su testimonio con esta palabras “Soy uno de sus testigos, y en un día cercano palpare las marcas de los clavos en sus manos y en sus pies y bañaré sus pies con mis lágrimas.”

  9. 9

    No existen palabras para describir las sensaciones del espiritu,estoy de acuerdo ,este discurso es una joya,es una perla de gran precio,agradezco porque tenemos testigos especiales de Cristo,aqui en la tierra,el elder McConkie,era y es uno de ellos.Que el Señor nos proteja siempre.

  10. 10

    Antes de irme a misión era el secretario de estaca y mi pdte de ese entonces me dio la tarea de ordenar y ver todas las conferencias generales que habia en un closet. Eran muchisimos VHS y tuve que verlos uno por uno. Este discurso es lejos el más impactante de la decada 80-90. Me recuerdo que después de él venía un discurso de elder Nelson y no pudo comenzar por varios minutos. Realmente es impresionante … Ojalá se pudiera conseguir una versión mejor. Al menos en los estantes de esa estaca debe estar aún … estaba en excelente calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.