Jose de Egipto, el santo patrono de los misioneros en apuros….

El otro dia me acordaba del clasico “hacer la de Jose”…. la verdad, a mi lamentablemente nunca me toco eso, pero por lo menos un par de historias me contaron.

Una de ellas contaba de un par de misioneros los cuales inocentemente estaban realizando una charla a unas jovenes cuando notaron algo raro: Por algún motivo un par se ubicaron bloqueando y poniendo llave a la puerta (por “seguridad”) y habia algo “extraño” en el ambiente. Como no iba a ser extraño cuando tres o cuatro jovencitas se lanzaron encima de un par de imberbes misioneros los cuales lo único que atinaron fue a dejar tiradas sus escrituras y saltar por una ventana (mientras los agarraban del veston) para salir corriendo de alli y no detenerse hasta como 5 cuadras del lugar. Jose, santo patrono de los misioneros en apuros, hubiese estado orgulloso de ellos 🙂

Otra historia que me contaron tiene que ver otra pareja de misioneros que visitaban una familia cuya hija adolescente estaba enamorada de uno de los Elderes. Ustedes ya saben, una madre hace lo que sea por sus hijos, asi que estos no encontraron nada mejor que hacer como que la hija estaba enferma y meterla en su cama. No recuerdo muy bien como era la historia pero terminaba con los misioneros arrancando luego de que la hija salia de su cama complemente desnuda….

En todo caso, ahora que hago memoria, ajajajaj, yo tambien tuve mi par de momentos Jose!.Ahora que me acuerdo, cuando comenzaba mi mision conversaba con una hermana (adulta, por lo menos el doble de mi edad en aquel tiempo) quien me contaba que ella tenia tanta mala suerte en el amor…. pero hermana?, quizas no sea asi, por que dice eso?. Es que Elderes, siempre me enamoro de misioneros…… Ajajajjaj, ooookeeey hermana, media vuelta, mar!.

La otra ocasion fue mas, ehmmmmm, intedezante: al visitar a una familia miembro donde una de las hijas estaba de cumpleaños, de buena onda le pregunte al papa que podría llevarle de regalo: “bueno, llevarla al templo Elder”. …ehmmmmmmm, gracias hermano, me parece muy bien un Chocolate! (compañero, estamos atrasados para la siguiente charla, cierto?).

Ahhhh, la mision, cuantas historias, pero ya saben: misionero que arranca, sirve 24 meses 😉

7 Responses

Write a Comment»
  1. 1

    ñan ñam que hay de nuevo viejo?

  2. 2

    Jajajajaja… 🙂

  3. 3

    me parece admin todo misionero pasa de una u otra forma por una experiencia como las que narras, por eso se endurecen las reglas misionales para proteger principalmente la integridad del misionero, pues como diria una presidenta de soc soc de mi mision, con la plaquita hasta el mas feo tiene su pegue.jajaja.

    1. 3.1

      si, estoy de acuerdo

  4. 4

    Querido Admin:
    Jajajajajaj…gracias por recordar eso y estoy de cuerdo con karma, recuerdo rdo que me encontraba sirviendo en un pueblito en un montaña y por alguna razon contactamos a la familia de la ex rina del pueblo….y la hice de jose ya cuando solo ella nos ecuchaba ya ella decidio darme un beso que intrepidamente casi como “flash” logre esquivar…..jajajajalo mas chistoso es que mi compa ni se dio cuenta y no sabia porque nos fuimos de repente y tan aprisa….gracias por ponernos baggys querido admin…..

  5. 5

    También te guió mis historias una es que le estábamos enseñando a un matrimonio y la esposa dijo que su prima que vivía al lado también quería escucharnos; fuimos acompañados por ella puerto de pronto se fue y la prima que era casada me dijo que quería arrancarse conmigo, por que ya no quería a su marido y estaba enamorada de mi. Le explique que aquello no era posible y luego respetuosamente nos retiramos

  6. 6

    Muy buena nota de color!!! Yo recuerdo que con mi compañero tuvimos una madre y una hija acosándonos, eran nuestra investigadoras. Por fortuna a mi me acosaba la hija (jejeje). A mi compañero la madre le llego a mostrar fotos en ropa interior!!! y a nos llamaron a las 00 hrs para que vayamos a darles una bendición de salud :P. Como decimos en Argentina, “me lo tomé con soda” y los dejamos de visitar. Con mi compañero siempre nos hace gracia recordar esa historia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.