Escrituras SUD para iPad, Android y otros tablets

Ya han pasado casi tres años desde que comenzó la revolución de los teléfonos inteligentes comenzada por los iPhones y iPads y por suerte para nosotros, las perspectivas para un miembro de la Iglesia de habla hispana han mejorado mucho. Si al principio casi las únicas opciones eran programas de pago, no muy buenos y relativamente caros, actualmente se pueden encontrar varias alternativas gratuitas de gran calidad.

En mi opinión la mejor de todas es el Gospel Library de la Iglesia, la biblioteca electrónica “oficial” aparecida en 2009 y que desde 2011 esta disponible en castellano en una gran variedad de dispositivos. La Gospel Library es rápida, bonita, fácil de usar, es full hiperenlaces y lo mejor de todo, es gratis. Contiene las escrituras, liahonas, conferencias generales y manuales, sin embargo tiene un “pero” que no tengo idea por que no se les ha ocurrido incorporar en todos estos años: No tiene el himnario. Y ese es un gran “pero” por que hace necesario conseguir algún otro programa para poder tener todo lo que uno lleva a la capilla en la palma de la mano.

Gospel Library esta disponible en castellano para dispositivos actuales mas comunes, buscándolo en sus tiendas de aplicaciones por las palabras claves: LDS Gospel Library

iPhone/iPod Touch/iPad

Posiblemente la mejor versión debido a que se adapta automagicamente para la resolución de teléfono y tablet. Se puede descargar directamente en la AppStore, por “LDS Gospel Library”. Descargar la versión gratuita (con el icono igual que el de la imagen que ilustra este post), ya que aparecerán otras “Escrituras SUD” que son de pago. Una vez descargado y abierto el programa, ir a casita (abajo a la izquierda) > Modificar biblioteca y comenzar a descargar lo que uno desea.

Para el tema del himnario, por suerte esta año apareció “Música SUD”, que es el himnario gratuito también de la Iglesia, aunque a mi me gusta mas Himnos SUD (LDS Hymns) el cual lamentablemente, en castellano esta solo para el iPhone. Para iPad esta aplicación se encuentra solo en Ingles.

Android

Similar a la versión de iOS, lo he probado en Android 4.0 y corre sin problemas. Ir a Google Play o Google Market, según la versión de Android, y buscar por LDS Gospel Library.

Para el himnario, aun no ha aparecido la version de la Iglesia, por lo cual la recomendación es la también gratuita “LDS Hymns with Notes”. Nuevamente, cuidado con las versiones de pago.

Blackberry.

En blackberry, se debe ir a la AppWorld y buscar por “LDS Gospel Library” o desde el navegador, ir a http://bit.ly/bb-glg

La aplicación se puede descargar usando el plan de datos, PERO, cuando la abran por primera vez lo mejor es estar conectados a la red vía Wifi. Si se hace de esta manera, la blackberry comenzara inmediatamente a descargar los libros disponibles.  Para el himnario, parece que no hay opciones actualmente.

Windows Phone.

Los Windows Phone son los con Windows 7 y el nuevo Windows 8. Versiones anteriores son los Windows Mobile. En nokia es muy rápido sin embargo al mismo tiempo es bastante básico, pero… funciona. Cuando se abra por primera vez estará en Ingles, hay que ir a las configuraciones para dejarlo en Spanish y luego comenzar a descargar las bibliotecas.

Para el himnario, hay que buscar por LDSHimnos, por suerte también gratuito.

WebOS

Alguien con un HP Touchpad por allí?. Si es que hay otro, miren, hay gospel library, pero esta solo en Ingles. También hay una versión “no oficial” en castellano, funciona, pero no es tan intuitiva. Se llama GLCatalog y se puede descargar desde http://dl.dropbox.com/u/53437658/org.lds.webos.glcatalog_1.0.1_all.ipk

Sin embargo, si tienes una Touchpad, te recomiendo instalar Cyanogemod 9, una versión de android 4.0 que le da una completa nueva vida a la Touchpad como una estable y potente maquina android.

Las instrucciones en: http://rootzwiki.com/topic/34482-unofficial-cm9-with-working-camera/

Otras.

Sorry, esas son las únicas que he usado, así que si alguien tiene mas información, la iré publicando en este post.

 

Escrituras, versión “Papel”.

Pero, y si a mi me gustan los himnos y las escrituras en el estilo “clásico”? Esto si es una buena noticia para muchos. Hasta hace un tiempo, la única opción de tener las escrituras “como si fuese papel” eran versiones de pago de “LDS Escrituras” o “LDS Standard Works”. Habían unos PDF con las escrituras pero tenían un problema insalvable: Uno puede poner un indice en un PDF, pero no había ningún programa que manejase bien estos indices (TOC se llaman)  y las que las reconocían mas o menos, eran de pago… hasta ahora.

Este fin de semana estaba probando el Adobe Reader para iPad y sorprendentemente maneja extremadamente bien los TOC de los archivos PDF. Mi opción personal para leer siempre ha sido GoodReader para iPad, pero es de pago por lo cual nunca lo quise recomendar. Adobe Reader por su parte es gratuita y trabaja muy bien tanto en iPads como en Androids.

Pueden descargar los PDF de las Escrituras por separado y las versiones Triple y Quintuple, desde http://www.cumorah.org/libros/?dir=castellano/Escrituras. Por ejemplo, en un iPad lo único que se debe hacer es descargar el Adobe Reader, luego navegar hasta el enlace recién dado, abrir el archivo pdf que uno desee, y una vez descargado (cuando ya se pueda leer), ir arriba , derecha y hacer click en “Abrir en…” y escoger Adobe Reader. En Android hay que hacer exactamente lo mismo.

Una vez dentro de Adobe Reader, para acceder al indice es simplemente hacer click en el símbolo de marcador, abajo a la derecha (miren la foto). Hago notar que en el iPad 1, posiblemente debido a problemas de memoria, cuando se llega por medio del indice a la pagina que uno quiere, esta aparecerá en muchas ocasiones en blanco. En ese caso, simplemente avanza o retrocede una pagina y luego devuelvete, la pagina renderizara sin problemas.

El Quintuple cuenta con todas las escrituras, la GEE y el himnario, todo de una, en formato “tal como en el papel”. La mayor desventaja es que los hipervinculos (haga click aquí y llegue acá) acá no funcionan excepto los indices. Se pueeeedeeeee hacer para todas las referencias y todo eso, pero es una labor ultratitanica. Si a alguien le gusta eso, bueno, son solo 15 dolares y lo puede tener con los Standard Works. De todas formas, con los indices uno debería manejarse bastante bien y en un tablet de 10″, se ve sencillamente espectacular y son como 10 kilos menos en arboles muertos cada domingo. Por cierto, para ir “abriendo” el indice, el “tap” debe hacerse sobre los “>”, por lo menos en el iPad.

Y eso, que otros programas utilizan ustedes?

La Palabra de Sabiduria: De Principio a Mandamiento

Hace años que tenia la duda de como habia pasado la palabra de sabiduria de “Salutacion” a Mandamiento. La historia comun era que al principio era una recomendacion, pero que Brigham Young pidio a los santos que se sostuviese como mandamiento en 1852. Lo anterior no me calzaba por que tambien tenia declaraciones posteriores de Brigham hablando de los beneficios del te y el cafe, y el mismo tenia su propia tienda donde vendia ademas alcohol y tabaco e inclusive estuvo en planes de tener su propio viñedo para venderle a los chinos. Por otro lado, investigando por otros lados, me habia dado cuenta de que efectivamente varios apostoles y lideres se tomaban “su copita” de vez en cuando hasta que al final me di cuenta que el Presidente que realmente transformo la palabra de Sabiduria en Mandamiento habia sido Heber J. Grant en los años 30, en algo que yo asumi como en contra de la Ilegalidad de consumir alcohol en tiempos de la prohibicion y ley seca en estados unidos.

Asi que con esa duda, hace un tiempo me tope con un articulo academico que analizaba el proceso de como la Palabra de Sabiduria habia pasado de Principio a Mandamiento durante el periodo de 1898 a 1930. El tema es interesante, pero, es un articulo “academico”, eso quiere decir laaaaargooooooo. Cuando iba en la mitad de la traduccion estaba aburrido como ostra, y aunque al final es interesante (y de hecho, nunca habia leido algo asi), lo termine solamente por que ya llevaba harto escrito.

El articulo describe de una forma muy documentada el proceso que llevo al cambio dentro de la Iglesia, el cual no fue solamente influido por consideraciones doctrinales, sino que tambien por el ambiente que se vivia en los estados unidos. Tambien ofrece la respuesta a la vieja leyenda de la coca cola, y un par de curiosidades mas como la casi inclusion en contra de comer carne entre los santos en la palabra como la conocemos actualmente. Si quieren aprender algo interesante pero quizas demasiado documentado, pueden ir a leer mas y leer la traduccion de este articulo aparecido en 1981 en la revista “Dialogo”.

Para quienes no la conozcan, la revista Dialogo: Un diario del pensamiento mormon, es una de las publicaciones mas prestigiosas en el universo santo de los ultimos dias. Sus articulos son de reconocidos academicos, estudiosos y eruditos sud, desde un punto de vista cultural, social e historico. Todos los numeros se encuentran disponibles en la Biblioteca Marriot de la Universidad de Utah para ser vistos online y verdaderamente constituyen una fuente de referencia valiosisima para estudiantes con muchisimo tiempo libre.

El autor del “paper” es Thomas G. Alexander, respetado historiador y ex academico de BYU y actual misionero (con su esposa) en Alemania, el cual escribio este articulo en colaboracion con el departamento de Historia de la Iglesia. Yo actue solo como curioso traductor y por lo tanto, esta traduccion puede contener errores, aunque por lo general, no esta tan malo.

Que lo disfruten.

Continue reading »

Hagot y los polinesicos I

Por Axel V.

Este es la primera parte un discurso sobre Hagot “el curioso” (Alma 63:4-9) pronunciado por Robert E. Parsons.

El discurso es muchisimo mas largo y, como no tengo mucho tiempo y esto de la traducción es lento,  lo dividí en partes, no se cuantas saldrán finalmente, pero este es el inicio. Disfruten.

Robert E. Parsons “Hagot y los polinesicos”, en el Libro de Mormon: Alma, el testimonio del mundo, eds. Monte S. Nyman y Charles D. Tate Jr., (Provo, Utah: Centro de estudios religiosos, Universidad  Brigham Young, 1992), 249-262.

Capítulo 15: Hagot y los polinésicos

Robert E. Parsons

Robert E. Parsons es profesor emérito de escrituras antiguas de Brigham Young University.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se muestra profundamente interesada en la gente polinésica casi del tiempo en que la iglesia fue organizada en 1830. Justo trece años después, en 1843, el profeta Jose Smith envió el primer misionero a las islas del Pacifico. El interés en la gente del Pacifico viene de un breve acontecimiento en el Libro de Mormon, [protagonizado] por Hagot, un constructor de barcos nefita quien se fue de américa y navego lejos y de quien “nunca mas se volvió a saber” (Alma 63:8).  En este trabajo se revisaran las tradicionales creencias de la Iglesia respecto de la gente polinésica, y por tanto se explicara el temprano interés del profeta Jose en la las Islas del Pacifico. No se examinara a fondo las teorías actuales o pasadas del origen de los polinesios, pero se concentrara en el acontecimiento del libro de mormon y la interpretacino complementaria que han llevado a las creencias tradicionales.

La historia de Hagot está registrada en solos 6 versículos (4-9) de Alma 63. Grandes guerras entre los Nefitas y Lamanitas habían recién concluido y no parecía haber agitación entre los sobrevivientes. En este tiempo miles (incluso decenas de miles) migraron a la tierra del norte (Alma 63:4). En el 55 A.C., Hagot construyo un “barco excesivamente largo” y se puso en marcha en el mar del oeste por la estrecha franja de tierra y se fue al norte con muchos hombres, mujeres, niños y provisiones (Alma 63:5-6). Este barco regreso en el 54 A.C., fue provisionado y navego al norte de nuevo y nunca más se escuchó de ellos. Un barco mas se fue ese año, y tampoco se volvió a oír de ellos (Alma 63:7-8). El interés en estas media página que resume dos años de los la historia nefita ha llevado a las siguientes interpretaciones.

¿Qué paso con estos barcos perdidos? Solo especulaciones y teorías pueden aventurarse, pero la mas común es que los barcos se perdieron en el mar. Esto es lo que los nefitas piensan que paso con ellos (Alma 63:8).

Una segunda teoría es que ellos se fueron a Japón. La base de esta teoría proviene de la oración de Elder Heber J. Grant  ofrecida  cuando el dedico Japón en 1901 para recibir el Evangelio restaurado.

De acuerdo con los recuerdos de Alma Taylor´s sobre el evento, Elder Grant “hablo de aquellos que, a causa de la iniquidad, habían sido separados de entre los nefitas… y dijo que sentía que venían del linaje de aquellos nefitas reveldes quienes se unieron a los lamanitas, que la sangre de Lehi y Nefi [y de todo Israel] había sido transmitido a la gente de la isla, mucho de los cuales tienen las características y costumbres de los indios americanos, [y el] le pido al Señor que de ser cierto esto, no olvida la integridad de sus siervos Lehi y Nefi y recordara la promesa hecha a ellos en relación a sus descendientes en los últimos días sobre esta gente [los japoneses] porque sentía que eran una nación digna” (Palmer, 91).

Una tercera teoría es que ellos fueron a Hawái. Al hablar a los Hawaianos en Laie, Elder Matthew Cowley dijo de ellos: “Hermanos y hermanas, ustedes son hijos de Dios –ustedes son Israel. Tiene en sus venas la sangre de Nefi” (Cole 384). Al exponer esta teoría, algunos creen que ellos no fueron solo a Hawái, sino que también  a otras Islas Polinesia, asi, esta teoría es el énfasis de este trabajo.

¿Tiene la Iglesia una posición oficial sobre alguna conexión entre Hagot y las Polinesias? En una carta al presidente de misión de la Misión Samoan de fecha 6 de Septiembre de 1972, formada por N. Eldon Tanner y Marion G. Romney, bajo el membrete de la Primera Presidencia, ellos escribieron:

En su carta de 6 de Septiembre de 1972, pregunto si la gente Polinesia es lamanita o Nefitas. Hay muchas especulaciones acerca de del origen de esta gente. Nosotros no tenemos, sin embargo, evidencia en las escrituras o revelación del Señor que nos diga exactamente de donde provienen estas personas o sus antepasados.

ENSEÑANZAS DE AUTORIDADES GENERALES

A pesar de esta carta de 1972 de la Primera Presidencia, nosotros tenemos muchas declaraciones definidas de miembros de los Doce, y de Presidentes de la Iglesia reiterando su firme creencias que los Polinesios provienen de la Colonia Americana de Lehi. Elder Mark E. Petersen, en su mensaje de la conferencia de 1962, dijo:

Los santos polinésicos se caracterizan por una tremenda fe. ¿Por qué tienen esa fe tan grande? Es porque esta gente son de la sangre de Israel. Ellos son herederos de la promesa del Libro de Mormón. Dios ahora los despierta a su gran destino. Como Santos de los Últimos Días nosotros siempre hemos creído que los polinesios son descendientes de Lehi y parientes sanguíneos de los indios Americanos, a pesar de las teorías contrarias de otros hombres (Petersen 457).

La construcción de templos entre la gente Polinesia ha sido el origen de muchas declaraciones conectando a esta gente con el Libro de Mormón. Cuando la piedra angular se coloco en el Templo de Nueva Zelanda, Elder Hugh B. Brown declaro en la oración final:

Te damos gracias, O Dios, por revelarnos el Libro de Mormón, la historia de los antiguos habitantes de las américas. Te damos gracias que de entre los habitantes,  los antecesores de estos cuyas cabezas se inclinan aquí ante ti, vienen de las costas occidentales de América del mar del sur de conformidad con tu plan y ahora sus descendientes humildemente alzan sus voces en agradecimiento, reconociendo tu bondad, tu misericordia y tu amor por ellos y los que fueron antes de ellos.

Humildemente te agradecemos que este edificio este erigido en esta tierra, para que estos fieles Maorís que vinieron aquí en los primeros días, los descendientes de Padre Lehi, puedan ser recordados por sus descendientes y salvos por medio de las ordenanzas que, en esta Casa, deberán realizarse en Tu nombre (Cummings 63; citado en Cheesman 14).

Continuara…

Cerrad vuestros corazones.

“CERRAD VUESTROS CORAZONES”
Por el Presidente Spencer W. Kimball

Estos comentarios fueron hechos por el Presidente Kimball (en aquel entonces cono miembro del Consejo de los Doce) mientras estaba en un tour de la misión de Latinoamérica entre el año 1967 o 1968. Esto fue dicho a los misioneros de esa misión antes de ser entrevistados por el Presidente.

NOTA: Este discurso tiene actualmente un caracter de apocrifo y aunque de amplia circulación inclusive dentro de la Iglesia (ccm y demases), no se encuentra en ningún texto oficial, liahona, conferencia, libro, etc. De hecho, en carta consulta enviada a las oficinas generales de la Iglesia en Salt Lake City estos expresaron de que guardaban serias dudas respecto al origen o credibilidad del discurso. En cumorah lo publicamos en caracter informativo sin posicionarse si es o no un mensaje que vino de Spencer W., sin embargo esta aclaración es necesaria.

 

“Si existen problemas en la misión que podáis sacar a luz para que yo pueda ayudar a vuestro presidente y a vosotros, me encantaría hacerlo. Si hay situaciones que son difíciles, si hay problemas que son desconocidos, permitidme daros un ejemplo.

En una de las misiones encontré una situación mala. Uno o dos misioneros habían roto las reglas (como el Presidente. dijo esta mañana). Ellos empezaron por romper algunas reglas solamente. Todo lo que hicieron fue sólo ir a una cierta casa cada domingo por la noche para cenar. El Presidente no sabía nada acerca de eso. No fue muy serio; debían haber estado en su pensión estudiando. Pero esto fue una costumbre cada semana.

Después de un tiempo, esos misioneros estaban trayendo a otros y pronto estuvieron bailando los domingos por la noche algunos de ellos. Y entonces estuvieron flirteando un poco y entonces algunos empezaron a jugar naipes cada domingo por la noche. ¡Y entonces estaban bailando en lo oscuro con algunas de las hijas de los Santos!

La próxima cosa que sabemos que pasó fue una excomunión.
Fui allá y todas las cosas quedaron claras. Supe que un chico estuvo a punto de ser excomulgado. Ciertamente había cerca de 18 misioneros en esa área que habían caminado como ovejas al borde del precipicio. Ellos no habían intentado hacer algo malo, sino que simplemente siguieron al líder. Habían ido a cenar allá, y se habían puesto a flirtear un poquito.

Pero el caso es que había 18 misioneros que sabían que ese chico había ido demasiado lejos. Ellos sabían que él estaba besuqueando y acariciando a una chica, pero nunca dijeron nada. Continue reading »

Mi tatarabuela, Emma – Emma Smith

(Dado que llamo la atención el testimonio de un descendiente de la Familia Smith, una republicacion de un clasico articulo de cumorah)

Por Gracia N. Jones “My Great-Great-Grandmother, Emma Hale Smith,” Ensign, Aug. 1992, pag. 30″
Traducción Libre de Juan Javier Reta Némiga. Revision por Admin.

Luego de que el Profeta José murió como un mártir en Carthage, Illinois, algunos Santos de los Últimos Días se han sentido decepcionados de que la esposa de José, Emma no siguiera a la Iglesia rumbo al oeste durante el éxodo de los Santos en 1846–47.

Emma y los descendientes de José crecieron separados de La Iglesia de Jesucristo de Santos de los Últimos Días. Yo supe poco de estas cosas, pues nuestra rama de la familia estaba alejada de todo nuestro patrimonio Smith. Al criarme en una granja cerca de Ronan, Montana, supe que tenia un pariente llamado José Smith, pero no recuerdo haber escuchado la palabra mormón o algo que tuviera que ver con el Libro de Mormón hasta que fui casi una mujer adulta.

Aunque la religión organizada no fue una parte prominente de mi vida, recuerdo haber anhelado en mi corazón el tener una relación con Dios. Cuando tuve diecisiete años, nuestra familia se traslado a Conrad, Montana, donde tuve la oportunidad de trabajar con una familia Santo de los Últimos Días cuidando de sus niños. En agosto de 1955, conocí a los misioneros, los élderes James Waldron y Dean Richins, quienes se vieron muy entusiasmados al enterarse de mi relación con José Smith. Me contaron sobre la Primera Visión y me dieron un Libro de Mormón.

El elder Waldron dijo, “ ésta es una copia del Libro de Mormón. El cual fue traducido por el poder de Dios por tu tatarabuelo, y es verdadero.” Al tomar el libro con mis manos, mi ser entero pareció emocionarse con una plena convicción que me envolvió: “¡Es verdadero! ¡ Es realmente verdadero!”

Fui bautizada el 17 de marzo de 1956. Después de mi conversión, cada vez que los miembros de la Iglesia se enteraban de mi relación con el Profeta, me mostraban una bondad inusual por la reverencia que tenían hacia el.

Sin embargo, descubrí que había una actitud diferente acerca de Emma. Un día, cuando estaba en la sala de la Sociedad de Socorro, alcance a notar un cuadro con una mujer de pelo oscuro. Con curiosidad me acerque para verlo mas de cerca. En la placa que tenia el nombre, leí la inscripción: -Emma Hale Smith “La dama Elegida” Primera presidenta de la Sociedad De Socorro-.” Quede fascinada al ver por fin un cuadro de mi tatarabuela. Pensé, ¡Qué bella es! Sentimientos de amor hacia ella llenaron mi alma. Pero mis pensamientos fueron interrumpidos cuando alguien detrás de mí dijo “Mi marido dice que deberían de quitar el cuadro de esa mujer de la pared de la iglesia.” Anonadada tanto por el tono como por las palabras, me afligí y me pregunté que habia pasado para que se tuviese ese juicio hacia Emma.

Más tarde, al leer el libro “Historia del Profeta Jose Smith por su madre”, encontré un tributo de Lucy Mack Smith hacia Emma: “Nunca he visto a una mujer en mi vida, que resistiera cualquier tipo de fatiga y adversidad, mes a mes, y año tras año, con ese firme coraje, con ese celo, y esa paciencia, cuál ella alguna vez lo hizo; Pues sé cuanto ella ha tenido que soportar — ella fue lanzada al océano de la incertidumbre — ella fue arrastrada por las tormentas de la persecución, y soporto la furia de hombres y de diablos, lo cual hubiese derrotado casi a cualquier otra mujer.” 1

Me conmovió profundamente el contraste entre las palabras de amor de alguien que la conoció y el juicio de alguien que no lo hizo.

Continue reading »